TESTIMONIOS.png
 

"Podemos volver a casa"

El colegio Vida y Verdad ha sido un pilar fundamental en mi formación, no solamente académica, sino también espiritual. Los ayunos, el C.A.F.E, las capillas y devocionales fueron actividades que marcaron la diferencia, en ellas pude acercarme más a Dios y aprender más de su corazón. Al salir de "la burbuja" del colegio a "la vida real" pude darme cuenta de lo cierto que es el versículo lema del Colegio, porque realmente todas las enseñanzas que recibí desde pequeña no se apartaron de mi, siempre supe el camino que debía tomar para llegar a la casa del Padre.

Anis Maldonado - Promoción 2010

 

"Que Cristo sea el Centro"

Toda mi educación escolar estuve en el Vida y Verdad. Pude hacer muchos amigos que conservo hasta ahora y tambíen logré crear buenos recuerdos de algunos profesores que resaltan entre los demás por su verdadera y genuina intención de involucrarse con los alumnos y ayudarlos no solamente académicamente sino personalmente (obviamente esto en medida de lo que cada alumno permitía).

Hoy en día estoy agradecido con el colegio, por los profesores y compañeros que tuve. Reconozco que si Cristo es el centro de mi vida y de todo lo que haga, entonces el colegio podrá influir mucho más en mi vida. 

"Stefano Estevez" Promoción 2008

 

"Familias cimentadas en Dios"

Para mi es un privilegio y una bendición ser parte de esta gran familia, desde que cursé el prekinder hasta la promoción viví 14 años de experiencias inolvidables y lecciones aprendidas, donde la palabra de Dios fue sembrada en diferentes oportunidades, palabra que aún sigue dando fruto en mi vida. Tengo varios pasajes que memoricé cuando estaba en primaria los cuales fueron grabados en mi mente y sellados en mi corazón, estos pasajes han sostenido mi vida en distintos momentos.

Ahora es en mis mis hijas que está siendo sembrada esta palabra, cumpliendose lo que dice la biblia  sobre "repetir estas palabras a tus hijos en tu casa y en el camino, al acostarte y cuando te levantes".

Agradezco al colegio por ser compañeros de milicia en esta tarea tan importante de sembrar la palabra de Dios en cada generación que forma parte del colegio, para que cada vez seamos más familias con convicciones firmes, cimentados en la palabra de Dios.

Eunice Quiroga - Promoción 2000

 

"Instruye al niño en su camino..."

Provengo de una familia cristiana, pero no me había considerado cristiano hasta una noche de diciembre del año 2000.

Toda mi vida había escuchado las enseñanzas bíblicas, historias y cada pequeño relato que hablaba de Dios, pero no eran algo real para mi. Sin embargo, esa noche, esa hermosa y gloriosa noche fue cuando todas aquellas enseñanzas que había recibido de mis padres y maestros cobraron sentido y fue ahí que me convertí en un seguidor de Jesús.

El colegio ha jugado un gran papel para que yo pueda conocer más de Dios (a pesar de que no somos perfectos y aún hay mucho por seguir aprendiendo), es por esto que veo el gran potencial de este ministerio y espero que puedan seguir creciendo para compartir la palabra de Dios.


Josias Delgado - Promoción 2004

 

"La buena Semilla"

Nunca fuí un buen estudiante, pasaba el tiempo dando "el mínimo esfuerzo", siempre trataba de evadir lo que me decían los profesores, pero en el fondo sabía que algo estaba mal en mi vida.

Necesitaba mucho de Dios, pero no quería reconocerlo. Ahora que pasó el tiempo puedo ver que todas las enseñanzas que me dieron me ayudaron a conocer a Dios y puedo decir que todo lo que sembraron en mi vida durante esos años, ahora rinde mucho fruto.

Siento que en los años que estuve en el colegio sirvieron para dejar algo profundo en mi corazón, algo que me ayudó en momentos muy difíciles, la palabra que recibí marcó mi vida de una forma que nunca imaginé, es por esto que agradezco a Dios por el colegio y por todo el esfuerzo de entregarnos su palabra.

"Anonimo" Promoción 2000